Argentina comienza a aplicar el Dólar Turista para compras y viajes al exterior

La reglamentación, publicada el pasado sábado 27 de diciembre en el Boletín Oficial argentino, incluye el denominado “impuesto del 30%” a la compra de dólares o para el nuevo marco que regirá el impuesto a los Bienes personales. De esta manera, se aplicará un 30% de aumento para todas las transacciones, ya sea para ahorro así como en la compra con tarjeta de crédito en el exterior, en cualquier gasto que sea en dólares.

Despejamos una pregunta muy frecuente que surgió luego de aprobada la reglamentación: ¿qué sucede en caso de haber hecho una compra en dólares, pero aún no se realizó el cobro del 30%?

Si el individuo tiene dólares ahorrados y paga en dólares, no rige el impuesto. Pero si no tiene dólares y paga en pesos, SÍ rige el impuesto.

Según el presidente Alberto Fernández, la medida tiene como objetivo fortalecer las arcas públicas, buscando compensar la depreciación que la moneda acumula desde enero de 2018. El actual jefe de gabinete, Santiago Cafiero, añadió que el gravamen pretende "cuidar los dólares que tiene la economía argentina y reactivar la industria turística local".
Sin embargo, se produjo un cambio a último momento en lo que respecta a la aplicación del gravamen en la venta de pasajes al exterior:

Durante un extenso debate en Diputados, se determinó que el impuesto del 30% no se iba a aplicar a la adquisición de servicios de transporte de pasajeros terrestre, acuático y aéreo siempre y cuando dicha operación no requiera intervención del Mercado Único Libre de Cambios.

Como solución rápida a esta medida, nuestro país ha decidido emitir tarjetas prepagas que presentan beneficios para el turista: las mismas se las dan en el momento en más de 1000 locales y son aceptadas en todo el país, sumado a que se les devuelve los impuestos, pero la devolución del IVA aún se mantiene en discusión.

El turista interesado en usar este dinero plástico solamente tiene que llegar a la sucursal de cobranzas con sus pesos argentinos, comprar una tarjeta con una cotización que se ajusta a lo más posible para que le convenga. Después, solamente tiene que usarla para pagar en vez de usar efectivo: así reciben las bonificaciones de la Inclusión Financiera que obtiene cualquier turista uruguayo” Álvaro Moré, director de Young & Rubicam.

La ley aplica además una fuerte presión impositiva y le da la posibilidad al gobierno de subir los impuestos a las exportaciones de granos y oleaginosas, dado que el sector agropecuario fue el único que creció pese a la crisis del 2018.

La medida ya generó rispideces con el sector agropecuario y se espera que, en Uruguay, afecte lo menos posible el ingreso de argentinos (que rondan entre los 400 mil – 500 mil en temporada) así como la permanencia de las agencias de viaje que son las primeras en retirarse a la hora de advertir que la zafra turística, no va a ser capaz de colmar sus expectativas.

Material generado a partir de la información del sitio: Subrayado Digital

Comparar listados

Comparar