Centro

En la época donde la actualmente conocida como “Ciudad Vieja” se encontraba dentro de los altos muros que la cercaban, fuera del cerramiento se encontraba la “Ciudad Nueva”, que se trataba del desarrollo urbano que excedía las existentes murallas. Luego de la aprobación en 1829 de la demolición de los muros de la Ciudad Vieja, comenzaría la extensión de la ciudad, con una fuerte influencia de las ciudades Europeas, las cuales ya tenían años de creadas, y un funcionamiento a imitar. Ahí nace en el Centro, la arteria principal de la ciudad de Montevideo, la Avenida 18 de Julio.
La Avenida en cuestión, desde sus comienzos fue el eje principal del desarrollo comercial y burocrático del país. En ella, históricamente se instalaron comercios de todo tipo, y la gran mayoría de los servicios públicos que ofrece el Estado Uruguayo. Actualmente 18 de Julio conserva esa característica, habiéndose expandido el dinamismo propio a calles contiguas y aledañas, agrupando comercios y servicios que hacen que esta zona sea el “Centro” de Montevideo. Su nombre remite a la función que ocupa este barrio dentro de la ciudad, ya que es indispensable en la economía Montevideana, albergando empresas, bancos, ministerios y galerías. La cultura y el arte no están ausentes en el Centro, ya que allí abundan los teatros, los museos y los centros educativos.
La oferta gastronómica y de entretenimiento que ofrece el barrio es una de las más variadas, ofreciendo espectáculos para todo el abanico de gustos que se encuentran en la sociedad Montevideana. En esta zona podemos encontrar infinidad de pubs, discotecas y restaurants, los cuales con características distintas entre sí, logran tener la oferta más variada de Montevideo.
La locomoción en el Centro es inmejorable, ya sea para recorrer el barrio, o también para ir o venir desde o hacia el Centro, lo cual permite a los visitantes conocer el lugar, y a quienes viven allí, la posibilidad de no perder tiempo en traslados.
La arquitectura en el Centro mantiene muchas características de épocas anteriores, con la fuerte influencia de las construcciones modernas, el matiz que generan ambas corrientes, sumado a la cantidad incontable de plazas y monumentos en impecable estado de conservación, hacen que el paseo por la zona sea muy agradable y entretenido para quienes lo visitan.

Comparar listados

Comparar